Tu IP: Desconocido · Tu estado: ProtegidoDesprotegidoDesconocido
Blog A fondo

Android vs. iOS. Cuál es más seguro y por qué

A la hora de comprar un teléfono nos encontramos siempre con el mismo dilema: Android vs. iOS. ¿Cuál de los dos sistemas operativos es mejor? La elección no es sencilla y haría falta compararlos en función de su rendimiento, diseño, personalización y muchos otros aspectos. Hoy vamos a tratar de contrastarlos en todo lo referente a su seguridad.

Daniel Markuson

Daniel Markuson

May 23, 2019 · 6 minuto de lectura

Android vs. iOS. Cuál es más seguro y por qué

Integración con el hardware

Ganador: iPhone

Una de las principales diferencias entre Android y iOS es su integración con el hardware del teléfono. iOS está diseñado específicamente para funcionar con el hardware de Apple, y solo con el hardware de Apple. Esto significa que está completamente blindado desde su misma concepción para evitar ‘fisuras’ que permitan a aplicaciones maliciosas hacerse con el control del hardware durante el arranque del dispositivo. Android, en cambio, está diseñado en términos mucho más flexibles porque necesita funcionar en una variedad de teléfonos cada vez mayor, así que esta seguridad es algo más difícil de garantizar. En este aspecto, entonces, iOS está un escalón por encima de Android.

Código

Ganador: Android

personas navegando con una VPN

La robustez del código es otro de los aspectos fundamentales para garantizar que un sistema operativo no presenta vulnerabilidades, y, de nuevo, encontramos diferencias importantes entre Android y iOS. iOS es un sistema operativo de código cerrado, lo que significa que (en principio) nadie más que Apple tiene acceso a su estructura interna. Android, por su parte, es un sistema operativo de código abierto y cualquier persona puede tratar de localizar sus vulnerabilidades y aprovecharlas. Visto así, parecería que un código cerrado inclinaría la balanza en favor de iOS, pero es necesario ver las dos caras de la moneda.

Un código abierto como el de Android permite que sus vulnerabilidades puedan ser puestas a prueba una, y otra, y otra vez por un sinfín de hackers y especialistas en seguridad, lo que facilita el desarrollo de contramedidas que garanticen la robustez del sistema. En cambio, un código cerrado implica que el número de pruebas sea mucho más reducido y que un hacker habilidoso pueda encontrarse de pronto con una vulnerabilidad nunca antes detectada… y aprovecharla. Esto fue lo que ocurrió en 2014 con el hackeo de iCloud y la filtración de miles de fotos privadas de más de 500 celebridades. En cuestión de código, es Android quien lleva la delantera.

Velocidad de actualización

Ganador: iPhone

iOS es claramente más robusto que Android

En el caso de que se detecte una vulnerabilidad en un sistema operativo, es fundamental que su empresa matriz lo actualice lo antes posible para corregirla. Tanto Apple como Google son bastante rápidas a la hora de modificar el código, pero esta actualización no llega a la misma velocidad a todos los dispositivos. Mientras que iOS fuerza una actualización masiva casi simultánea en todos los iPhone en cuanto hay disponible una nueva versión del sistema operativo, la llegada de los parches de Android a sus diferentes dispositivos es más lenta y mucho más irregular. En este sentido, iOS es claramente más robusto que Android.

Aplicaciones

Ganador: iPhone

la Play Store es mucho más abierta

Un sistema operativo no es el único código que se ejecuta en nuestros teléfonos. Cada persona puede instalar en su terminal docenas de aplicaciones que también pueden presentar vulnerabilidades o, peor aún, ser maliciosas de por sí. En este sentido, conviene comparar las tiendas de dónde provienen estas aplicaciones: la App Store en iOS y la Play Store en Android. Y, como en los apartados anteriores, las diferencias entre iOS y Android son patentes también aquí.

En iOS, la App Store testea y restringe concienzudamente las aplicaciones que pasan a distribuirse a sus terminales para tratar de garantizar el máximo nivel posible de seguridad para cada iPhone. En Android, en cambio, la política de la Play Store es mucho más abierta y más flexible. Por supuesto que una aplicación maliciosa será detectada y retirada de la tienda, pero una mayor flexibilidad dará lugar a una mayor variedad de aplicaciones disponibles y, en consecuencia, a un número potencial de amenazas bastante más alto. En lo referente a las aplicaciones, sin duda, victoria para iOS.

Encriptación VPN

Ganador: Android y iPhone

acceso a VPN

Cada vez que conectamos nuestro teléfono a internet exponemos nuestros datos a la posibilidad de que sean interceptados por terceros, especialmente si navegamos sin encriptación o si accedemos a redes no seguras. Para prevenir esto, podemos navegar a través de una VPN para iOS que nos garantice un grado mucho mayor de privacidad y anonimato. Es fundamental entonces que nuestro sistema operativo nos permita la configuración del acceso VPN para Android o para iPhone en el terminal y, en este sentido, tanto Android como iOS están habilitados para hacerlo. En materia de acceso a VPNs, entonces, punto para ambos.

Privacidad

Ganador: ninguno

Hasta ahora hemos estado viendo diferentes aspectos a la hora de mantener nuestros datos a salvo de terceros, pero ¿qué ocurre cuando nuestros datos son recabados por las propias compañías, Apple y Google? ¿Hasta qué punto iOS y Android respetan nuestra privacidad? La respuesta es que la respetan muy, muy poco.

Tanto Google como Apple son compañías que obtienen buena parte de sus ingresos a partir de un análisis intensivo de nuestros datos personales y nuestro comportamiento como usuarios para poder ofrecernos productos acordes con nuestras preferencias, así que tanto iOS como Android registran una gran cantidad de nuestros datos para poder hacerlo. Quizá iOS y Android sean sistemas operativos robustos frente amenazas externas, pero en ocasiones el enemigo lo tenemos en casa. Tanto iOS como Android suspenden en este apartado.

¿Es más fácil hackear un iPhone o un Android?

La probabilidad de que hackeen tu teléfono depende parcialmente de la forma en que lo utilizas y las precauciones que adoptes. En esencia, tanto el sistema operativo de los Android como el de los iPhone puede ser hackeado.

La seguridad de iOS se centra más en la protección basada en el software, mientras que la de Android emplea una mezcla de protección basada en el software y el hardware. El Google Pixel 3, por ejemplo, cuenta con el chip ‘Titan M’, mientras que Samsung utiliza el chip KNOX con un propósito similar: ambos sirven para aislar, encriptar y asegurar tus datos, y el Titan M desactiva el teléfono si introduces su contraseña de forma incorrecta más de tres veces. Los iPhone, por su parte, también tienen funciones similares.

En última instancia, un dispositivo solo es seguro hasta cierto punto, por lo que debes adoptar tus propias precauciones. Para mejorar la seguridad en iOS o Android, puedes utilizar la app de NordVPN para encriptar tus datos y asegurar tu smartphone online. Una VPN asegura tu tráfico online y los datos de tus aplicaciones, protegiendo tu información personal frente a actores maliciosos.

En conclusión

Aunque iOS y Android no podrían ser más diferentes en su concepción y su funcionamiento, ambos sistemas son muy estables y presentan niveles de seguridad muy altos frente a posibles amenazas y vulnerabilidades. Un código robusto, un testeo constante y toda una serie de medidas preventivas hacen de ellos opciones fiables a la hora de utilizar nuestro teléfono móvil con tranquilidad. Es posible que iOS siga estando un pequeño paso por delante de Android en materia de seguridad, pero eso no significa que Android sea un sistema operativo endeble. A la hora de elegir entre iOS y Android, la seguridad no debe suponerte un problema.

La seguridad online empieza con un clic.

Máxima seguridad con la VPN líder del mundo