Tu IP: Desconocido · Tu estado: ProtegidoDesprotegidoDesconocido

VPN vs. proxy: ¿cuáles son las principales diferencias?

Proxy y VPN no es lo mismo, aunque a menudo se usan como sinónimos. Hasta hace relativamente poco, era frecuente que un gran número de usuarios utilizasen indistintamente los términos, aunque proxy es un intermediario entre las conexiones de un cliente y un servidor de destino y la VPN un túnel de cifrado. A continuación, vamos a repasar las principales similitudes y en qué se diferencian.

Ilma Vienažindytė

Ilma Vienažindytė

VPN vs. proxy: ¿cuáles son las principales diferencias?

¿Qué es un proxy?

Un proxy es un tipo de servidor intermediario que se sitúa entre el equipo de un usuario y una dirección de internet que quieras visitar. De esta forma, se redirige la conexión del usuario enmascarando la IP. Entonces, ¿se trata de una VPN? No, un proxy opera solo a nivel de app, es decir, actúa sobre un programa en específico y no sobre la totalidad de las conexiones del usuario. Además, un proxy no encripta la conexión del usuario.

5 tipos de proxies

  • Proxies HTTP: están diseñados específicamente para su uso en webs. Pueden instalarse en un navegador para redirigir todo el tráfico web a través del proxy y proteger de esta forma la IP del usuario.
  • Proxies SOCKS: son más amplios que los proxies HTTP (por ejemplo, SOCKS5), en el sentido de que pueden utilizarse también desde apps que no estén centradas en la web, como videojuegos o programas de streaming. Sin embargo, siguen siendo servidores que funcionan únicamente a nivel de aplicación.
  • Proxies transparentes: tienen un uso diferente a los anteriores. Están diseñados para ser gestionados por un administrador y pasar desapercibidos por los usuarios. Se utilizan para monitorizar el tráfico de una red o para restringir el acceso a determinadas webs, por ejemplo en los equipos informáticos de una empresa que quiere impedir que sus empleados accedan a sus redes sociales o pasen el tiempo en páginas de ocio.
  • Proxies anónimos: son los opuestos a los transparentes. En este caso se oculta tu dirección IP, por lo que los servicios que usas mientras estás conectado, podrán ver si alguien ha visitado la web empleando un proxy. No obstante, no se puede ver la IP real, únicamente la del servidor proxy. Un escalón más arriba, encontramos el proxy “extremadamente” anónimo que ni siquiera avisa a los sitios web de que es un proxy (algo que sí que harían los convencionales).
  • Proxies inversos: se comportan de forma contraria a los normales. No intentan proteger los datos del usuario en internet, el objetivo es blindar el servidor web que se usa. Por lo tanto, se puede usar un proxy inverso para proteger los datos online de una página poniendo un cortafuegos. Asimismo, se puede denegar el acceso de ciertas páginas webs.

Pros y contras de proxy

Comencemos por las ventajas que ofrecen los proxies y en qué situaciones conviene usarlos. Para después identificar las desventajas de este tipo de tecnología:

Ventajas:

  • pros
    Fácil de usar e instalar. A veces basta con incluirlo en el navegador web.
  • pros
    Tiempos de carga óptimos debido al almacenamiento en caché local, aunque la velocidad sea más lenta que al usar una VPN.
  • pros
    Se pueden desbloquear rápidamente páginas webs. Solo hace falta copiar y pegar la URL al sitio web proxy.

Desventajas:

  • cons
    No se puede activar el cifrado.
  • cons
    Los proveedores de internet podrían bloquear ciertos contenidos y tal vez no se ofrezca la última actualización.
  • cons
    Tu privacidad no está tan protegida como al usar una VPN, en especial si recurres a los servicios de proxies gratuitos, ya que hay altas probabilidades de que vendan tus datos a terceros.

¿Qué es una VPN?

Una VPN actúa de intermediario entre el equipo de un usuario y el resto de internet. Para ello, oculta la IP original del usuario y opera a nivel del sistema operativo y no desde programas específicos, por lo que abarca la totalidad del tráfico del usuario y no solo el de una app en concreto (como ocurre al usar proxy).

Ahora que hemos respondido la pregunta, ¿qué es una VPN? Parece lógico que veas ciertas similitudes con los servidores de proxy, aunque ambos conceptos sean diferentes. Quizá, el punto principal sea el nivel de privacidad que ofrecen las VPN. Al encriptar por completo el tráfico del usuario, se protegen todos los datos enviados y recibidos por tu dispositivo, incluso en el caso de que tu conexión pase a través de redes vulnerables como una Wifi pública. La encriptación protege a los usuarios frente al seguimiento gubernamental, el seguimiento web y los posibles ataques por parte de hackers.

Conviene recordar que tanto los proxies como las VPN pueden reunir los datos de sus usuarios a medida que navegan por internet, por lo que resulta fundamental elegir un proveedor que tenga una estricta política de cero registros para contar con la garantía de que nuestros datos privados están completamente a salvo.

Proxy vs. VPN, ¿en qué se diferencian?

Pros y contras de VPN

La VPN es una gran aliada a la hora de asegurar tu privacidad online y prevenir filtraciones de información personal, pero no es perfecta. A continuación, te mostramos las ventajas y desventajas de este tipo de servidores:

Ventajas:

  • pros
    Encripta tu tráfico y datos para que ningún curioso les pueda echar un vistazo.
  • pros
    Pueden ofrecer funciones adicionales como la protección contra fugas o las interrupciones de conexión.
  • pros
    Desbloquean con facilidad contenido restringido según geolocalización. Por ejemplo, Netflix.
  • pros
    La privacidad y la ciberseguridad son la prioridad de los servicios de VPN.

Desventajas:

  • cons
    A la hora de calcular la velocidad, se recomienda elegir un servidor próximo a la localización real para que sea más rápido.
  • cons
    No tiene capacidad de caché local.
  • cons
    El proceso de instalación es un poco más complejo. Es necesario descargar e instalar la app y conectarte primero a un servidor.
  • cons
    Se necesita abonar el pago de las tarifas de los planes de VPN (en la mayoría de los casos). No es aconsejable usar una VPN gratuita.

Aprovecha todas las herramientas a tu alcance para reforzar tu seguridad online. Suscríbete a NordVPN hoy mismo y obtén una garantía de devolución de 30 días.

Consigue NordVPN

Principales diferencias entre proxy y VPN

  1. El proxy opera a nivel de apps y solo redirigen el tráfico de un programa, mientras que la VPN lo hacen para todo el sistema operativo y redirige el tráfico en su totalidad. En este punto, queda en evidencia que la privacidad y ciberseguridad de los servidores de VPN es superior a la que ofrece el proxy.
  2. Las VPN encriptan el tráfico de los usuarios para hacerlo más seguro, mientras que los proxies no lo hacen. La encriptación hace que los hackers tengan más complicado recolectar información confidencial sobre otros usuarios.
  3. Las VPN acostumbran a ser de pago y muy robustas. Al elegir un proxy, por su parte, con frecuencia son gratuitos. Las VPN gratuitas no suelen ser fiables. Piénsalo bien, si no hay cuota anual o mensual, ¿de dónde obtienen beneficios? De tus datos.
  4. La conexión de las VPN tiende a ser estable y de alta velocidad, mientras que la de los proxies suele ser lenta y caerse con frecuencia. La tecnología que emplea una VPN es más avanzada que la de un servicio proxy, especialmente los que se ofrecen de forma gratuita.
Proxy vs. VPN, ¿en qué se diferencian?

¿Una VPN es mejor que un proxy?

Sí, una VPN es mejor, ya que te proporciona privacidad y seguridad al encriptar tu tráfico y dirigirlo a través de servidores VPN seguros. Un proxy simplemente hace pasar tu tráfico a través de un servidor que ejerce de intermediario, pero no te ofrece ninguna protección adicional.

¿Cuándo es mejor usar VPN o proxy?

Te recomendamos usar un proxy siempre que quieras hacer lo siguiente:

  1. Ignorar el geobloqueo de contenido: si deseas ver una serie española en streaming, pero estás de viaje en el extranjero, el servidor proxy puede ser suficiente para desbloquearla. No obstante, esto funcionará siempre que no estés transmitiendo datos sensibles. De hecho, plataformas como Netflix emplean tecnologías anti-proxy.
  2. Conectarse desde un sistema operativo desactualizado: el proxy funciona sin necesidad de instalar un software, por lo que supone una ventaja si te conectas desde un equipo que no está actualizado y que es lento. En este caso, en particular, sería buena idea utilizar un proxy HTTP.

¿Y en qué circunstancia conviene más usar una VPN?

  1. Al conectarse a una Wifi pública: tomar un café en tu local favorito mientras revisas los mails del trabajo, usando la Wifi del establecimiento, resulta más peligroso de lo que crees. Tus datos pueden quedar a la merced de alguien sin escrúpulos que los haga públicos. Por este motivo, recomendamos usar siempre una VPN.
  2. Navegar por internet: incluso en el uso cotidiano, es recomendable habituarse a usar una VPN para protegerse online. Los datos se cifran y esto construye una barrera entre los ciberdelincuentes y tú.
  3. Acceso a contenido que está fuera de tu área geográfica: hay ciertos tipos de contenido restringido que desarrollaron un software capaz de bloquear los servidores proxy. Sin embargo, generalmente se puede sortear esta restricción usando una VPN.
  4. Evitar la censura de regímenes autoritarios: si resides en un país con fuertes medidas de vigilancia online y censura, solo una VPN conseguirá visitar de forma segura y anónima el contenido censurado.

Si después de toda esta información, no eres capaz de decidir cuál te conviene más: usa las extensiones de proxy y VPN de los navegadores web. Podrás elegir emplear una VPN o los servicios de un proxy según las circunstancias.

¿Necesitas un proxy si tienes una VPN?

No. Los servicios VPN Premium hacen lo mismo que los proxies y mucho más. Podrías utilizar un proxy para hacer un cambio rápido de IP, pero ten en cuenta que no todos los proxies son seguros, y algunos incluso pueden recopilar tus datos.

¿Puedo usar una VPN y un Proxy juntos?

Las VPN y los proxies pueden usarse juntos, pero puede resultar difícil configurarlos. También lo desaconsejamos, ya que el proxy simplemente añadiría otro intermediario que ralentizaría tu conexión a internet sin ofrecer beneficios significativos.

¿Debería utilizar un proxy o una VPN gratuitos?

Los servicios de proxy y VPN gratis lo son solo en términos económicos. El coste es en seguridad y privacidad, porque un software gratuito no garantiza la confidencialidad de tus datos personales y podría venderlos a terceros. Y no solo eso, también hay otras amenazas online, como el adware o los anuncios con contenido sospechoso.

Las VPN premium invierten recursos para mejorar la estructura y desarrollar un software capaz de ofrecer un cifrado de primera categoría. Hay disponibles numerosos servidores protegidos con protocolos de última generación, además de mantener buenas velocidades de carga y un servicio de atención al cliente 24/7. Te recomendamos evitar los proxies y las VPN gratuitas, ya que un par de euros ahorrados podrían costarte mucho más a largo plazo.

La seguridad online empieza con un clic.

Máxima seguridad con la VPN líder del mundo


Ilma Vienažindytė
Ilma Vienažindytė Ilma Vienažindytė
Ilma Vienažindytė es una creadora de contenido apasionada por la tecnología y la seguridad online. Además de su enfoque en la tecnología, también está especializa en llevar los conocimientos de ciberseguridad a nuevos mercados.